Noticias

Tratados internacionales en otros idiomas
01 de Diciembre de 2015

Tratados internacionales en otros idiomas

Hace poco, con motivo de mi participación en la XXVIII Jornadas del Instituto Latinoamericano de Derecho Tributario, tuve la oportunidad de estudiar un tema al que sólo me había asomado por arriba y que me resultó sumamente interesante; se trata del tema de la interpretación (que no traducción) de tratados internacionales suscritos en idiomas distintos al español. Ello surgió del análisis de la Acción 15 del Plan BEPS que prevé que para el 31 de diciembre de 2016, estará listo para firma un instrumento multilateral que se pretende que modifique “de golpe” a más de 3000 tratados internacionales para evitar la doble imposición actualmente en vigor.

El tema se presenta cuando vemos que dicho instrumento multilateral se redactará, negociará y firmará en dos idiomas: inglés y francés; entonces ¿qué va a suceder cuando se quiera aplicar en relación con tratados celebrados por México en español? como por ejemplo con Argentina, España, Chile, Bermuda, Colombia, etcétera; o bien, en relación con tratados celebrados en idiomas distintos al inglés o francés, por ejemplo los que tenemos celebrados con Rumania (en español y rumano) o con Noruega (en español y noruego).

Si me dan la oportunidad de explicarles, en una de esas y logro interesarlos. El tema de los idiomas en un tratado internacional es un tema propiamente de interpretación jurídica, no de mera traducción literal. Así por ejemplo, si en un tratado en inglés o en francés encontramos la palabra “evasión” el significado será distinto, pues en inglés evasion se refiere al mismo concepto que en español conocemos como evasión fiscal, que es un sinónimo de fraude fiscal, mientras que en francés, évasion se refiere a la conducta que en nuestro idioma llamamos elusión fiscal, es decir, la conducta lícita que busca minimizar el pago de un impuesto.

Otro ejemplo es el uso de la palabra fideicomiso como traducción de la palabra trust; aunque es cierto que gramaticalmente es una traducción generalmente aceptada, jurídicamente no lo es, existe incluso una resolución de la Suprema Corte de Justicia (vayan a ver ustedes porqué la SCJN se metió a este tema…) que dice que el trust y el fideicomiso no son lo mismo, son en todo caso figuras análogas y una (el trust) antecedente de la otra. Esta diferencia es fundamental si pensamos por ejemplo, que las reglas fiscales aplicables al fideicomiso no podrían ser aplicables al trust de acuerdo con el artículo 5

Manuel E. Tron
Socio, SMPS Legal, México



Compartir en: